Buscar
  • Zulma Moreyra

Enfrentar Oscuridades

Actualizado: 19 de oct de 2018

Dicen que el tiempo más oscuro es antes del amanecer y esto es julio en el ciclo del sol.




No estamos muy acostumbrados a enfrentar nuestras sombras, ni mucho menos a hacernos cargo de nuestras oscuridades, de hecho tendemos a no hacernos cargo. Siempre la culpa o la responsabilidad es del otro, simplemente porque no aceptamos nuestra parte oscura.

La luz y la oscuridad son parte de la misma persona, así como la noche y el día son parte de un día completo, así como el nacimiento y la muerte lo son de la vida entera. Son complementarios entre sí, uno sin el otro no puede existir.


El ocultar y negar nuestras oscuridades, ha generado una sociedad enferma, que constantemente está al borde del brote psicótico. La violencia y las aberraciones de las cuales somos víctimas, o victimarios, constantes es parte de esto.

Una persona que niega su sombra es una bomba de tiempo, el reloj hará tic tac hasta que en algún momento explote, pudiendo ser una gran explosión o una pequeña.

Por ello, reconocer y darle un lugar a nuestras sombras es el comienzo de una vida sana y armónica. El otro gran paso es laborarla. Siempre detrás de una gran sombra hay un sentimiento de miedo o dolor. Si nosotros encendemos una vela en ese sentimiento y lo sanamos la sombra se iluminará.


Este es un tiempo maravilloso para laborar con nuestras oscuridades, la noche cae sobre la tarde y la luz tarda más tiempo en llegar en la mañana, ¿será entonces que la luz y la oscuridad están buscando un equilibrio?


Solo la reflexión, nos permite reconocernos, dejá de lado todo aquello que te penetra, como la televisión, computadora, música y solo entregáte a una observación de tu ser.

Sincerate y abrite a las posibilidades, qué sucede con tus emociones cuando te enojás, qué sentimientos y emociones te invaden cuando sentís dolor, o ¿solo trae a tu mente esos momentos donde sentimientos oscuros aparecen? ¿Sos capaz de sentir odio, rabia, ira? Podés engañar a todos menos a vos mismo, respirá profundo y aceptalo, ese también sos vos. El que mintió, el que provocó dolor a otro, el que faltó a su palabra, ese ser aunque te avergüense también sos vos. Aceptalo, amalo y perdonálo, y ahora mirá más allá, y buscá qué sentimiento generó esa acción, no te quedés en la justificación, es un lugar muy cómodo pero no sana ni ayuda en nada, traspasala, y ocupate de recomponer la raíz del problema. Atendete, reconocete, mimate y si solo no podés, buscá ayuda. Reconocer que necesitás ayuda, no es sinónimo de debilidad, es sinónimo de madurez. Si es miedo aportá frases que te den confianza, si es dolor solo mimate y ocupate de vos.

Fluí con las energías naturales, y verás que todo comienza a funcionar más armónicamente.

Bendiciones, Zulma.


7 vistas
  • Facebook Basic Black

© 2018 ZULMA MOREYRA 

Diseñado por www.circular.cl